Mi rincon con la naturaleza,el deporte,los amigos y la pasión

BIENVENIDOS A TODO MONTAÑA, MI RINCÓN PARTICULAR DE ENCUENTRO CON MI PASIÓN POR LA MONTAÑA Y LAS MANIFESTACIONES DEPORTIVAS QUE EN ELLA DESARROLLO EN COMPAÑÍA DE LAS BUENAS AMISTADES.

"El único dolor agradable es el que produce la actividad física intensa" Miguel A.Baltanás.

domingo, 9 de julio de 2017

AVENTURAS NEVADENSIS

Ahora que recientemente he realizado un par de excursiones en Sierra Nevada y que ya hacía muchísimo tiempo que no aparecía por allí para andar, escalar, esquiar, pedalear, etc. aprovecho para compartir con vosotros/as un mapa de Google donde recojo todas las actividades montañeras por mi realizadas a lo largo de 25 años por este extraordinario macizo montañoso.

Las enormes posibilidades que nos brinda Google a través de su aplicación Google Maps©, nos permite acercarnos de una forma muy real sobre el terreno a todos esos lugares que han pisado mis botas, ruedas, esquís o crampones. Debido a mi pasión por estas montañas y el importante número de actividades que he desarrollado en las mismas, se puede decir que conozco sus principales valles(y no tan principales), casi todas sus cimas, la casi totalidad de sus refugios, rincones apartados, sus bosques, sus lagunas, etc. en toda su extensión, en todas las estaciones del año y todo tipo de condiciones.

El mapa se puede manejar a vuestro antojo para ver los detalles de los lugares y el entorno. En el mismo los itinerarios y recorridos están representados por líneas de distinto color de la siguiente manera:

-Trazo azul. Esquí de travesía.
-Trazo rojo. Escalada invernal, barrancos.
-Trazo amarillo. Montañismo, recorridos a pie.
-Trazo naranja. Ciclismo de montaña, cicloturismo.
-Iconos rojos. Lugares de pernocta, (refugios, vivacs, acampada, etc.)

Para apreciar el terreno si no os sale por defecto, es necesario optar por la visión de "satélite", además de ser recomendable ampliarlo desde el icono superior derecho.

Bueno, ya solo os queda dejaros sumergir en Sierra Nevada de la mano de este humilde montañero.

 

domingo, 14 de mayo de 2017

EL PORTAEQUIPAJES. MALETERO DEL CICLOTURISTA.

Uno de los accesorios más característico de la bicicleta de un cicloturista es el portaequipajes. Cuando no dispongamos de un servicio de transporte del equipaje o bien no queramos hacer uso de el, se convierte en un elemento imprescindible, a no ser que queramos llevar sobre nuestras espaldas la carga, algo para nada recomendable. En este será sobre el que acoplemos nuestro equipaje mediante los distintos tipos de bolsas o alforjas que existen para ello o nosotros adaptemos.


Para proceder a instalar uno en nuestra bicicleta, previamente habrá que tener en cuenta que tipo de bicicleta es la que vamos a utilizar y que tipo de cicloturismo vamos a realizar, para ello voy a describir estas variantes y las distintas aplicaciones, sus ventajas e inconvenientes y por último como instalarlo y que aspectos debemos tener en cuenta.

Básicamente existen tres tipos de portaequipajes: los que van sujetos a la tija del sillín, los que van sujetos al bastidor y los que van al eje de la rueda trasera.

Los cuadros de las bicicletas de doble suspensión impiden el uso de los portaequipajes convencionales que van sujetos al bastidor, ya que la articulación que tienen estos para la actuación de la suspensión los convierten en incompatibles, ese caso tendremos que utilizar o bien los de soporte a la tija del sillín o bien los que se apoyan en el eje de la rueda trasera. En los bastidores rígidos podremos utilizar cualquier tipo de portaequipajes.

A continuación indico las características y particularidades de cada uno de ellos y su aplicación.

A la tija del sillín.- Por lo general son económicos y fáciles de instalar, van provistos de una abrazadera que se cierra bien por unos tornillos o por un cierre rápido al tubo de la tija. Su principal inconveniente es que no pueden soportar mucho peso ya que su fragilidad los hace vulnerables, en cualquier caso su utilización se debe limitar a recorridos con un piso bastante uniforme y una conducción relajada.


Al eje de la rueda trasera.- Su principal característica es que la mayor parte del peso lo soporta el eje de la rueda trasera, mediante un cierre especialmente largo que abarca tanto el portaequipajes como la rueda, esto le aporta una gran solidez y fiabilidad, además de hacerlo compatible con casi cualquier tipo de bastidor. En su contra presentan un precio bastante elevado y que en caso de tener que desmontar la rueda trasera en ruta( por ejemplo para reparar un pinchazo) se convierte en una operación incómoda.


Al bastidor.- Son económicos, fiables y resistentes. Pero no son compatibles con ningún cuadro de doble suspensión y también presentan inconvenientes para ser instalado en bicicletas con frenos de disco, aunque a mi entender la mejor bici para viajar es la de cuadro rígido y frenos convencionales. Es importante destacar que el bastidor de la bici debe contar con roscas portaequipajes, ya que en este caso el peso no debe recaer sobre abrazaderas que tienden a aflojarse rápidamente.


Instalación y detalles.

A la tija del sillín. Se instala en la bicicleta mediante una abrazadera a la tija del sillín. Hay que tener en cuenta que el diámetro de la misma no sea de un tamaño superior al de la abrazadera del portaequipajes. Hay que apretar de manera suficientemente firme el mismo ya que tienden a girar sobre la tija. 

Al eje de la rueda trasera. Para instalarlo, deberemos primeramente sustituir el cierre de la rueda trasera por uno de una longitud especial que nos será entregado con el portaequipajes, este cierre es más largo pues deberá abarcar tanto la rueda como el soporte del portaequipajes que es de una anchura especial. La parte superior de este irá sujeta al bastidor por unas abrazaderas.

Al bastidor. Para poder instalar estos, deberemos comprobar primeramente que el cuadro de nuestra bici está provisto de roscas portaequipajes, para ello nos fijaremos si las punteras del cuadro tienen unos orificios roscados, en ellos irán los tornillos que sujetarán el portaequipajes al cuadro. Así mismo nos fijaremos si en la parte superior de los tirantes existen otros orificios  también roscados que será donde roscaremos los tornillos que sujeten el portaequipajes por la parte superior.


A la hora de la instalación tendremos en cuenta que sobre todo el tornillo de la parte derecha no sea más largo que la anchura de la puntera más la punta del portaequipajes, así conseguiremos que no sobresalga por el interior del cuadro, ya que de ser así obstaculizaría la entrada del más pequeño de los piñones. Utilizaremos tornillos de acero con arandela Grover, con lo que conseguiremos en parte que no se aflojen estos con el continuo traqueteo y torsiones que tendrán que soportar. 

Por último os recomiendo que el modelo escogido sea lo suficientemente sólido como para soportar sobradamente las duras condiciones a las que se verá sometido, huyendo de los modelos más ligeros y frágiles, diseñados estos para un uso más urbano. 


Otras opciones y accesorios.

En este apartado no puedo olvidar citar los portequipajes de la rueda delantera. Esta es una solución totalmente desaconsejada para el cicloturismo de montaña, pues con ellos la bicicleta se volverá muy poco manejable por lo que su aplicación está más indicada al cicloturismo por carreteras pavimentadas. 

Dentro de otros medios para el transporte de equipaje en la bicicleta, tenemos la bolsa delantera de manillar(más bien es un complemento al portaequipajes). Se trata de un pequeño bolso que va sujeto al manillar mediante un soporte en el que se engancha fácil y rápidamente. Aparte existe otro sistema a través de bolsas que distribuidas por el bastidor de la bicicleta y sujetas mediante velcros nos permite portar algo de equipaje. 

Esto en cuanto a los sistemas para portar el equipaje en la propia bicicleta. Aparte existe otro medio de transportar el equipaje en la práctica del cicloturismo, se trata del remolque "BOB". Este es un remolque que arrastraremos con una tercera rueda. Útiles para llevar mucha carga por carreteras o pistas y caminos en muy buen estado, pero totalmente inapropiados para cicloturismo de montaña, tanto por su volumen y poca manejabilidad como por lastre que nos supondrá. 

jueves, 20 de abril de 2017

EL MAL EJEMPLO(UNA VEZ MÁS)DE LA ADMINISTRACIÓN MEDIOAMBIENTAL

Si hace escasos meses os hablaba de la extraña manía que algunos tienen por decorar los senderos, ahora os cuento cómo esto no es algo intrínseco de particulares, desaprensivos e inconscientes, sino como también los estamentos oficiales son los primeros en actuar de forma negativa dando un nefasto ejemplo en este sentido.

Si entonces os ponía de ejemplo dos senderos ubicados dentro del parque natural del Estrecho, hoy no nos vamos a ir muy lejos para también dentro de este espacio protegido, poner a las claras como la administración medioambiental son los primeros en actuar negligentemente. Me refiero a decorar senderos sin orden, concierto, ni el más mínimo criterio de sostenibilidad.

Hace poco y amparada en uno de esos "magníficos" programas medioambientales, la zona de Punta Paloma(Tarifa) ha aparecido generosamente sembrada de empalizadas por doquier, que a simple vista son de evidente inutilidad, ya que no consiguen cumplir ningún objetivo real y donde el despilfarro y sinrazón se ponen de manifiesto con tal de cubrir el presupuesto de turno. Pero más allá de esto y centrándonos en el tema de señalizar senderos, podremos comprobar cómo el camino principal que baja desde la carretera a la playa(que en realidad no se trata de ningún itinerario oficial), que es ancho y sin ninguna posibilidad de pérdida posible, ha sido fusilado con nada menos que ¡¡¡10 balizas para 450 metros de distancia!!!, cuando con una o a lo sumo dos hubieran sido suficientes. Además, lo peor es que todo esto acabará abandonado y sin mantenimiento, dando un lamentable espectáculo y si no...al tiempo.

Empalizada que no cumple función alguna pues tras ella siquiera es posible estacionar. 

Balizas junto al ancho y evidente camino que solo conduce a la playa. 

viernes, 7 de abril de 2017

RECAMBIOS Y HERRAMIENTAS DE VIAJE. REPARACIONES ESENCIALES EN EL CICLOTURISMO DE MONTAÑA (II)

Viajar con una bici(si queremos tener algo de autonomía)implica portar unas herramientas y recambios que nos garanticen un mínimo margen para alcanzar nuestro objetivo y que nuestro viaje no se vea truncado con la aparición de alguna avería.

Si en la primera parte de este artículo, hice una relación de los recambios básicos que portar en el equipaje durante nuestros viajes y las herramientas necesarias para poder dar utilidad a estos, hoy voy a explicar como realizar las operaciones básicas que nos solventen los contratiempos mecánicos que nos puedan sobrevenir con mayor probabilidad en las distintas etapas que realicemos durante los mismos.

Reparaciones
Voy a continuación a describiros someramente los procedimientos para efectuar cada una de esas reparaciones consideradas como básicas. Son las necesarias para solventar esas averías que pueden suceder con mayor probabilidad durante nuestros viajes en bici, no significa que solo puedan ocurrirnos estas sino que de ocurrir otras de mayor envergadura deberíamos optar por dar por finalizado nuestro viaje, o bien obligarnos a portar unas herramientas y recambios excesivos. Hay que tener en cuenta que al llegar a alguna población que cuente con taller de bicis podremos solventar las de mayor envergadura y complicación técnica.

Centrado de rueda/rotura de radio
Aunque a muchos pueda parecerle algo poco común, la rotura de un radio de rueda es, tras el pinchazo de un neumático, la avería más común dentro de las posibles en una bici, más aún si llevamos carga sobre ella.

Más allá de entrar en la compleja operación de meternos en el centrado de una rueda y probablemente empeorar más las cosas, voy a indicaros como compensar la deformidad que una rueda va a experimentar tras la rotura de un radio. Para primero detectar que alguno de los radios de nuestras ruedas se encuentra roto, deberemos inspeccionarlas visualmente, ya que si nuestros frenos son de disco es muy posible que no notemos nada. Si observamos una deformación en alguna de nuestras ruedas, aún si haber ningún radio roto, procuraremos acercarnos a la primera ocasión a algún taller donde nos puedan hacer un centrado correcto, ya que una rueda descentrada irá empeorando con el paso de los kilómetros llegando a deformarse totalmente e impedir el rodar.

Ahora vamos a centrarnos en solventar la rotura de un radio. Una vez localizado debemos fijarlo para que no pueda provocar una avería mayor, para ello lo retorceremos sobre alguno de los que se encuentran a su lado. Ahora seleccionaremos la llave de radios adecuada a la cabecilla del mismo, que debe ser la que entre en esta sin ninguna holgura, ya que de no ser así abocardaremos la misma al hacer fuerza(se trata de una tuerca muy débil). Asentando la llave bien a fondo de la cabecilla, aflojaremos 1/4 de vuelta cada uno de los radios que se encuentran a cada lado del radio roto, tras cada"aflojado"comprobaremos cuanto ha desaparecido este descentrado y si no hubiese sido suficiente volveremos a aflojar otro 1/4 sucesivamente hasta conseguir dejar la rueda aceptablemente derecha.

Esta operación conseguirá que rodemos con garantías de no deformar la rueda totalmente, pero deberemos ser prudentes con nuestra conducción evitando los escalones y zonas especialmente abruptas de pedregales y senderos por poner un  ejemplo. En cuanto lleguemos a una población con taller deberemos acudir a que nos repongan el radio y nos centren la rueda adecuadamente.


Reparación de cadena
Junto con el pinchazo de un neumático, esta será la avería más común que nos va a impedir seguir pedaleando, es más esta es la única, ya que existen medios de fortuna que podríamos emplear para seguir pedaleando aún sin poder reparar un pinchazo, en cambio si no podemos reparar una cadena rota os aseguro que no existirá desplazamiento(bueno solo si es cuesta abajo). Por lo tanto esta operación se convierte en crucial para nuestra"supervivencia".


La primera operación será eliminar el/los eslabones que se encuentren deformados por la rotura, para obtener en cada punta de esta una terminación macho-hembra que permita su unión. Para ello utilizaremos la herramienta tronchacadenas cuya función es poder desmontar/montar los eslabones que componen la misma. Una vez hayamos hecho esto según se muestra en la foto, deberemos introducir de nuevo la cadena por las roldanas y piñón según se muestra en la foto de abajo. Siguiendo el mismo proceso que para desmontar el eslabón dañado pero a la inversa procederemos a cerrar la cadena, para ello lo más recomendable es disponer de un bulón"pin"que nos facilitará su introducción o bien disponer de un enganche"automático"que manualmente nos permite cerrar la cadena de nuevo. El bulón debe sobresalir por igual por ambos lados del eslabón, apenas una décima de milímetro. Para facilitar la operación se recomienda hacerlo con la cadena sin engranar en los platos para que la tensión del cambio no nos moleste mientras la manipulamos. Una vez empalmada la cadena deberemos suavizar la unión forzando lateralmente el eslabón de enganche hasta que gire suavemente como los demás. Todo este proceso se recomienda practicarlo en casa con un trozo viejo de cadena para estar adiestrados con el mismo. 


Sustitución tacos/pastillas de freno
Aún habiendo comprobado el estado de nuestras pastillas/tacos de freno antes de la partida, si se dan las condiciones propicias, unas decenas de kilómetros serán suficientes para acabar con la vida de estos elementos indispensables para la frenada de nuestra bici, por lo tanto pondremos especial atención tanto a llevar al menos un par de repuesto como saber sustituirlas dado el caso.

Para el caso de los tacos de unos frenos V-brake el procedimiento es bastante sencillo. No tendremos ni que aflojar el cable. Fijándonos previamente en la secuencia en la que van montados los separadores y tuercas, aflojaremos la tuerca exterior que va en la punta del vástago del taco, colocaremos el nuevo y pondremos la tuerca sin llegar a apretarla del todo y que nos permita mover el taco con nuestras manos, así accionando la leva del freno manualmente posicionaremos el taco en la pista de frenado de la llanta, procurando que en su movimiento natural ni roce el neumático ni asome por debajo de esta pista de frenado. Apretaremos entonces a fondo la tuerca y volviendo a montar el tope y guía del cable comprobaremos su correcta trayectoria, volviendo a modificarla si fuese necesario.

Para el caso de los frenos de disco deberemos distinguir si se trata de accionamiento por cable o hidráulicos. Si fuesen hidráulicos, nos fijaremos primeramente en el sistema de sujeción de las pastillas que pueden ser de muy distintas formas, los hay en los que estas van sujetas mediante un tornillo, otras con un clip y otras mediante un imán, en cualquier caso deberemos determinarlo bien antes de proceder pues normalmente una vez averiguado no reviste mayor dificultad. Una vez retiradas las gastadas pastillas, con un destornillador o llave con la que podamos hacer palanca, retraeremos los pistones hacia dentro de las pinzas con la intención de que las nuevas pastillas que vamos a colocar tengan el mayor espacio disponible a la hora de ser emplazadas de nuevo. Ahora aflojaremos un poco los tornillos que sujetan la pinza al cuadro(trasero)u horquilla(delantero) y colocaremos de nuevo la rueda, entonces para conseguir un correcto centrado y alineación de las pastillas con respecto al disco, accionaremos la maneta y manteniéndola apretaremos los tornillos de la pinza. 

Para los discos accionados por cable, deberemos soltar el cable y proceder a sacar las pastillas, en este caso no tenemos que apalancar los pistones pues estos se retraen totalmente al aflojar el cable, colocaremos las nuevas pastillas y volvemos a montar la rueda, como en el caso anterior aflojaremos los tornillos de sujeción  de la pinza, ahora en este caso tensaremos algo el cable hasta que la pastilla esté cerca del disco y apretaremos el tornillo que lo sujeta, para accionando la maneta conseguir como en el caso anterior centrar y alinear la pinza. Una vez hecho esto apretaremos a fondo los tornillos de sujeción de la pinza. Es muy importante destacar que tanto en el caso de los hidráulicos como en los de cable, las pastillas no podrán ni acercarse a cualquier tipo de aceite, pues el material del que están compuestas es altamente higroscópico y una sola gota arruinará la capacidad de frenado de estos.  

Sustitución de cable de cambio/freno
La rotura de alguno de los cables que accionan tanto cambios como frenos, dejarán totalmente inservibles estos elementos. Poniendo un poco de cuidado no será difícil sustituir alguno de ellos. Si no hubiéramos conseguido dejarlos muy bien ajustados, siempre podremos acudir a un taller a la primera oportunidad que se nos presente durante nuestro viaje. 

Para el caso de sustitución de un cable de freno es bien sencillo, solo tendremos que seguir la secuencia de recorrido del mismo, tensaremos el cable con la mano hasta aproximar, bien los tacos, bien las pastillas y entonces apretaremos el tornillo que sujeta este a la pinza o leva según corresponda.

Para la sustitución de un cable de cambio, primero situaremos el mando en la posición de menor tensión, si es el de los platos será en el plato pequeño y si se trata del cambio trasero normalmente será también el pequeño. Entonces buscaremos en el mando el tornillo que da acceso al registro del cable(ver foto), empujando la punta del cable rota conseguiremos coger la punta del cable(perrillo) y tirando de él sacarlo totalmente. Para colocarlo seguiremos el proceso inverso, buscaremos en el cambio o desviador según el caso, el tornillo que sujeta el cable al mismo y eliminaremos el resto del antiguo cable, tensando bien con la mano y emplazando bien en su lugar el nuevo cable apretaremos el tornillo de sujeción y ya estará listo. 


Sustituir patilla de cuadro
Este elemento caso de romperse es más que probable que nos arruine nuestro viaje. La enorme variedad de modelos(prácticamente uno por cada modelo de bici), su poco peso y tamaño, así como su facilidad de sustitución, hace que sea más que razonable su inclusión en nuestra dotación, así como conocer su forma de sustitución.

Una rotura de cadena, una caída o un chupado de cadena muy fuerte pueden acabar doblando e incluso partiendo esta pieza crucial para el funcionamiento del cambio y por ende de la transmisión. 

Para sustituirla deberemos desengranar la cadena de los platos, a continuación aflojaremos el tornillo que sujeta el cambio a la mencionada patilla y luego haremos lo mismo con el tornillo que sujeta la patilla al cuadro de la bici, es posible que tengamos que sujetar la tuerca(especial)que hay por la parte interior del cuadro con lo que mejor podamos(llave allen, destornillador, etc.). A continuación y siguiendo el proceso a la inversa, colocaremos la nueva patilla y nuestra bici habrá salido de una grave avería en pocos minutos.


jueves, 16 de marzo de 2017

LA SIERRA DE ENMEDIO

La Sierra de Enmedio se encuentra ubicada en el extremo sur de la provincia de Cádiz, entre las de San Bartolomé y Ojén, aunque aislada de estas y adyacente a la de Fates. Se trata de un mirador perfecto sobre la mitad oeste del parque natural del Estrecho, aunque la totalidad de la misma forma parte del parque natural de Los Alcornocales. Desde esta atalaya obtendremos unas espléndidas vistas tanto de las playas, dunas y la propia Tarifa, como de las sierras cercanas antes mencionadas.

La ruta propuesta abarca la práctica totalidad de esta sierra, comenzando en su extremo sur hasta el norte, transitando por sus diferentes vertientes y un buen trecho por su alargada cresta cimera. Durante la misma conoceremos varios de sus hitos destacados como los riscos norte, la garganta de Don Sancho o La Peña. Atravesando variados hábitats de canchales, bujeos, bosques o prados. En definitiva, una ruta sumamente variada donde las vistas panorámicas tienen un papel preponderante.

Aún siendo un trazado circular, la propuesta incluye un ramal que se acerca al extremo norte de la sierra hasta llegar a sus característicos riscos alargándola sensiblemente, aunque lógicamente recomendamos cubrirla en su totalidad.


Para acceder al punto de inicio, tomaremos como referencia el punto de información del parque natural del Estrecho, que se encuentra en el kilómetro 77,5 de la N-340, esto es a poco más de 2 kms. superada la pedanía de Casas de Porro si venimos sentido Cádiz, o a poco más de 6 kms. desde Tarifa si procedemos de esta última. Enseguida abandonemos la carretera y ya por una pista de tierra, dejaremos el citado punto de información a nuestra izquierda prosiguiendo por la pista, siempre en sentido ascendente durante 370 metros hasta que acaba la subida cuando encontremos frente a nosotros un par de viviendas. Aquí será donde estacionaremos e iniciaremos la ruta.

Descripción

Según miramos a las casas de frente, a nuestra derecha se inicia un camino pedregoso que enseguida comienza a ascender y que será nuestro camino. Este inicio es también coincidente con parte de la ruta oficial del mirador de la Peña propuesta por el parque natural y que parte del propio punto de información. Apenas recorridos 150 metros veremos a nuestra izquierda otro sendero-camino que asciende más decididamente y que será el que tomemos, abandonando el que nos llevaría al mirador de La Peña por el recorrido oficial. Este sendero es conocido también como El Buda. Nos adentramos en un pinar por el que serpenteamos entre rocas y más arriba atravesamos unos bellos prados, para a continuación salir del pinar y alcanzar un camino que gira a la derecha y nivela la pendiente. Poco después tomamos un sendero a la izquierda que continúa la fuerte subida prácticamente sobre la arista norte, para alcanzar unas rocas donde existe una moderna figura de un Buda, aquí las vistas sobre toda la costa son espectaculares por la ubicación y habiendo alcanzado la mitad de la subida inicial. Seguimos la subida para llegar a un giro del sendero que alcanza la cabecera de un atractivo barranco y vistas ahora hacia occidente igualmente atractivas. Pasamos bajo las rocas del pico La Peña y pronto alcanzamos la ancha pista del parque eólico que existe en la cresta en su extremo norte y habiendo superado la primera parte de la ruta. Hasta aquí habremos invertido 1 hora y 15 minutos sin contar paradas.


Una vez en la pista, debemos continuarla durante 700 metros hasta alcanzar el molino nº12. Aquí es donde parte el ramal norte de la ruta que nos llevará hasta los riscos, siendo el trazado de ida y vuelta por el mismo itinerario, invirtiendo en ello algo menos de 2 horas sin contar paradas y debiendo salvar una alambrada en los últimos metros, pero teniendo en cuenta que realmente habrá que hacerlo para que valga la pena la extensión de la ruta. Caso de no querer hacerlo, aquí parte la tercera parte de la ruta que nos conduce de vuelta al inicio cerrando el bucle, aunque hora vamos a describir la extensión.

Desde este punto(molino nº12) continuamos por la ancha pista de servicio del parque eólico, en un lugar especialmente atractivo gracias al pequeño alcornocal que aquí encontraremos y los riscos de arenisca que toman curiosas formas. Deberemos caminar por la pista durante 1,7 kilómetros hasta poco después del molino nº5, cuando junto a un pequeño mojón de hormigón veremos que parte a nuestra derecha un desdibujado camino en franca bajada que será el que tomemos. Nos encontramos en el punto más alto de toda la ruta a 532 metros de altitud y con unas extraordinarias vistas tanto a oriente como occidente de las cercanas sierras de Ojén y San Bartolomé.


El pedregoso camino en franca bajada nos lleva hasta un pequeño rellano en el que aparece ante nosotros una alambrada que libraremos por la derecha a través de una portilla, pues nuestro sendero transcurre tras la misma en paralelo a esta. El camino, a veces desdibujado sendero, describe un par de amplias curvas para bordear por la derecha un joven bosquete de pinos. Superado este tomamos rumbo noreste durante apenas 100 metros hasta toparnos con una alambrada que nos cierra el paso. Deberemos buscar en esta un hueco en la parte baja que nos permita superarla, para en apenas otros 100 metros alcanzar los primeros riscos que ya vemos. Si nos pegamos a las rocas de la izquierda, dejando otro bosquete de pinos a la derecha, enseguida alcanzamos una atalaya desde donde dominar los más verticales riscos de la derecha, el amplio valle del río Jara, el puerto de Fates, así como sus escarpadas laderas frente a nosotros.

Volviendo sobre nuestros pasos desandamos el camino hasta el molino nº12, donde acometemos la última parte de la ruta.


Ahora según volvemos, nuestro sendero aparece a la izquierda. Comienza primero en suave bajada por la vertiente oriental de la sierra y una vez nos adentramos en un bosque de pinos característicos de bajo porte y gruesos troncos, de forma mucho más decidida. Así llegamos a un camino que tomaremos a la derecha y que estabiliza la bajada. Al poco alcanzaremos la atractiva garganta de Don Sancho, que se despeña muy verticalmente por este escondido rincón. Cuando comienza a clarear de nuevo el bosque, abandonamos el camino para por un nuevo sendero alcanzar las casas más altas de la Colada de Los Boquetes, desde donde a través de bujeos sin apenas desnivel llegar a la zona alta de las casas de La Peña. Desde allí atravesamos un bello alcornocal previo a llegar al propio mirador de La Peña, donde encontraremos un panel informativo de la perspectiva que tenemos. Ya solo nos resta continuar el sendero oficial que en más franca bajada nos devolverá en apenas unos minutos al inicio.

Tiempo estimado total, sin contar paradas: 4 horas 50 minutos (recorrido corto: 3 horas)

Descarga Track wikiloc

Galería fotográfica