Mi rincon con la naturaleza,el deporte,los amigos y la pasión

BIENVENIDOS A TODO MONTAÑA, MI RINCÓN PARTICULAR DE ENCUENTRO CON MI PASIÓN POR LA MONTAÑA Y LAS MANIFESTACIONES DEPORTIVAS QUE EN ELLA DESARROLLO EN COMPAÑÍA DE LAS BUENAS AMISTADES.

El único dolor agradable es el que produce la actividad física intensa.

jueves, 11 de enero de 2018

LA ALIMENTACIÓN EN LOS VIAJES CICLOTURISTAS II

Tras la primera parte del artículo dedicado a la alimentación, desarrollo los siguientes apartados sobre el desayuno, la comida en ruta y la cena.

El Desayuno

Cuando viajamos el desayuno toma mayor relevancia como una de las comidas importantes del día. Esto es así puesto que junto con la cena serán las que efectuaremos cuando ya hayamos terminado la jornada o en este caso aún no la hayamos comenzado, con lo que al menos será más cómodo y relajado, aparte de ser la que nos aportará la energía inicial.

Lo ideal es tomar el desayuno un par de horas antes de iniciar la marcha, ya que una vez comiences a dar pedales se reduce mucho el aporte de irrigación sanguínea a nivel estomacal y abdominal con el consecuente problema que nos puede ocasionar. Como esto muchas veces es difícilmente aplicable, lo mejor será desayunar nada más levantarnos y luego acudir a la habitación para ir al baño, vestirnos, preparar el equipaje, ajustar la bici, etc. con lo que ya habremos ganado una hora a la digestión.

Otra norma básica es no dedicarnos a hacer experimentos con alimentos que no hayamos probado previamente en desayunos antes de alguna otra ruta y que en algún buffet nos pueda entrar por los ojos, ya que puede tener en nuestro organismo una reacción poco deseada.

El desayuno en si, sin llegar a comer muchas cantidades, debe ser copioso pero digestivo. Como alimentos recomendables señalo:
-Zumo de frutas, fruta fresca, café, cereales, jamón cocido, queso, yogur, lácteos, miel...


Preparados energéticos, muy útiles y prácticos. Si son de una marca de prestigio nos aportarán mucho.

Alimentarnos durante el día

Hay que tener en cuenta que a medida que hacemos ejercicio, los niveles de hidratos de carbono del organismo descienden, por tanto, o vamos reponiendo los gastos o acabaremos agotados a las pocas horas de haber iniciado la marcha. Los carbohidratos que consumas deben ser de rápida asimilación para evitar un descenso en el rendimiento, pero a su vez de liberación sostenida a lo largo del tiempo.

Las características objetivas de nuestro alimento deberán ser la ligereza, comodidad y facilidad de digestión. Con esto nos referimos principalmente a que sea inerte, pese y abulte poco. Lo más práctico son los preparados comerciales como las barritas, geles y concentrados energéticos. La glucosa, sacarosa, maltosa y maltodextrinas, tienen que ser la fuente principal de su composición para que provoquen una rápida respuesta de insulina. Existen muy específicos y con diferentes aplicaciones. Si nos decidimos por las barritas, hay que saber que no todas son iguales y es más que recomendable optar por alguna marca de nutrición deportiva, observando detenidamente los detalles de su composición, debiendo evitar las que abarrotan las estanterías de supermercados sin más aportación que ser un mero tentempié.

Lógicamente tambien podremos aportar energía a nuestro cuerpo de forma más natural con alimentos con esas mismas propiedades. Los más indicados serían los higos secos, dátiles, galletas, pasas, orejones, ciruelas pasas, pan blanco de molde con mermelada o miel, dulce de membrillo, etc.

Desaconsejo cargar con fruta ya que presenta grandes inconvenientes, por su peso, volumen, facilidad para deteriorarse dentro de nuestro equipaje y ser poco práctica a la hora de tomarla.

Otro dato importante es no dedicarnos a experimentar con los preparados comerciales en pleno viaje, ya que desconocemos la reacción que podamos tener a alguno de ellos, provocándonos alguna reacción incómoda.

A todo esto quiero añadir un aspecto creo el más relevante a la hora de comer por el camino. Si realmente vamos haciendo cicloturismo, no hay nada mejor que parar en el siguiente pueblo y tomar unas cañas en el bar de turno, que situado estratégicamente en la plaza del mismo, nos permitirá primero descansar más cómodamente sentados en una silla, saborear una bebida fría en condiciones, conocer mediante un par de tapas la gastronomía local, charlar con la gente del pueblo con los que casi con seguridad la conversación será fácil y por último llenar nuestras botellas en esa centenaria fuente que brota para saciar la sed del viajero. No lo dudéis, esa será la mejor de las formas para comer por el camino.


El mejor de los avituallamientos en marcha, una cervecita en el bar del pueblo.

La cena, hora de reponer para mañana

Si tenemos en cuenta que no debemos atiborrarnos en el desayuno y durante el día la comida debe ser ligera, podremos suponer que la cena se convierte en nuestra comida principal de la jornada, a lo anterior se une que ya no tendremos que pedalear más y nos encontramos relajados. Conocer más a fondo la gastronomía local, permitirnos un trozo de tarta y por qué no una copa "digestiva", forma parte de todo esto de disfrutar del viaje.

En esta comida podremos aprovechar para "atiborrarnos" más y reponer esa energía perdida en la jornada, que en función de su dureza y consumo energético optaremos por tomar más o menos alimentos, aunque no debemos olvidar que irnos a la cama con la panza llena no nos permitirá tener un sueño reparador.

Buen momento tambien para reponer hidratos en forma de arroz o pasta, vitaminas y sales minerales mediante las verduras y las tambien importantes proteínas como nutrientes energéticos en forma de carne, pescado y huevos.

Conclusiones finales

Estas indicaciones están enfocadas a un cicloturismo en el que utilicemos servicios de alojamiento y restauración durante el viaje. El cicloturismo de autosuficiencia nos limitará en el cuando, qué y cuanto comer, con lo que muchas de las premisas anteriores no las podremos cumplir.

El aspecto psicológico lo califico como transcendental a la hora de realizar un viaje cicloturista. Se trata de disfrutar del viaje y de las experiencias que nos aportará el mismo, incluyendo las gastronómicas en el más amplio sentido de la palabra. Un viaje de muchas jornadas planteado comiendo a base de liofilizados de pasta, frutas, café de sobre y bastantes bocadillos, no será muy agradable y tras varios días seguro que acabarás arrimado a la mesa de algún mesón.

Siempre será mucho más interesante y enriquecedor conocer la zona por la que viajamos añadiéndole el componente social que supone el aspecto gastronómico, contribuyendo además verdaderamente al enriquecimiento de los sitios por los que pasemos y que en este caso será mutuo.

Que aproveche, buen apetito y...salud.

Otros pensamientos relacionados

jueves, 16 de noviembre de 2017

LA ALIMENTACIÓN EN LOS VIAJES CICLOTURISTAS I

Una de las grandes virtudes del cicloturismo es la aparente autonomía que nos aporta en nuestros viajes. No necesitamos combustible y por lo tanto donde conseguirlo, pero en realidad nuestro combustible estará basado en nuestra alimentación y bebida, por consecuencia es un aspecto que deberemos cuidar. Lejos de pretender dar unas directrices nutricionales, a continuación os aporto los detalles básicos de cómo alimentarnos yendo a pedales de viaje y además disfrutar de ello. Estas indicaciones están enfocadas a un cicloturismo en el que utilicemos servicios de alojamiento y restauración durante el viaje.


Durante la práctica del cicloturismo tendremos unas necesidades energéticas muy distintas a las de una vida sedentaria, principalmente por la cantidad de calorías que vamos a necesitar durante nuestras etapas, variando sensiblemente según el tipo de jornada que tengamos por delante, por lo que habrá que tomar estas indicaciones a título genérico. 

Hay etapas cicloturistas en las que se pueden llegar a consumir más de 5000 calorías, una auténtica barbaridad. La conjunción de elementos como un perfil con muchos metros de desnivel, un terreno difícil, una bici muy cargada y un clima extremo son suficientes para conseguir obrar el milagro. Con estos números por delante la alimentación e hidratación serán algo a lo que tengamos que prestar cierta atención.

Como en tantos otros aspectos de la vida, lo mejor es mantener una dieta sana y equilibrada de la cual os daré unas sencillas pautas. Para llevarla a cabo se deben seleccionar los alimentos de modo que, por un lado, nos aporten la cantidad de energía suficiente y por otro, satisfagan las necesidades de todos los nutrientes esenciales. A efectos prácticos, los distintos alimentos se pueden clasificar en cuatro grandes grupos, en función de sus características nutricionales y que indico a continuación junto con el porcentaje que deben representar sobre el total de nuestra dieta:
  • Leche y productos lácteos-20%
  • Carnes, pescados y huevos-10%
  • Frutas y verduras-50%
  • Pan y cereales-20%
Mediante estas proporciones se asegura el aporte de los diversos nutrientes en una cantidad suficiente y equilibrada entre ellos. Además de estos cuatro grandes grupos de alimentos, el otro elemento esencial es el agua, pero dado que en la actividad ciclista cobra tanta importancia la trataré específicamente en el apartado "hidratación".

El estado óptimo nutricional no se alcanza mediante las comidas previas, ni siquiera mediante las pautas de alimentación seguidas los días antes del viaje. Un buen estado de nutrición es el resultado de unos hábitos alimentarios practicados adecuadamente y durante mucho tiempo, con regularidad, no es cuestión de unas pocas comidas.

A título orientativo os indico a continuación mediante la imagen la composición de los alimentos(por 100 gramos de materia comestible)



Los hidratos de carbono, fuente energética

En los ejercicios aeróbicos de larga duración e intensidad moderada como es el caso del cicloturismo, existe una alta demanda de azúcares de los músculos. El primer suministrador de energía del organismo para satisfacer un gasto energético es una sustancia conocida con el nombre de glucógeno, cuando comemos hidratos de carbono, estos se transforman en glucosa y se almacenan en el músculo y en el hígado en forma de glucógeno. Cuando el músculo solicita glucosa, porque la intensidad que llevamos es elevada, el glucógeno se descompone en glucosa y viaja a través del torrente sanguíneo dirección músculo. Nuestras reservas de glucógeno son muy limitadas(duran 40 minutos durante una actividad intensa), por ello a medida que en los esfuerzos intensos se van consumiendo nuestras reservas de glucógeno, entran en juego la combustión de las grasas, las cuales proporcionan la energía adicional necesaria.

Con todo lo expuesto sería recomendable que durante nuestro viaje aumentáramos la proporción de hidratos de carbono en detrimento de las grasas, aunque sin obsesionarnos ni llevarlo a extremos incómodos.   

La hidratación

Es el apartado más importante cuando se trata de hacer cicloturismo y descuidarlo nos puede acarrear graves problemas. Si un día comemos poco y mal podremos tener un mal rendimiento, si acabamos deshidratados el asunto será mucho más grave.

Para que la temperatura corporal no aumente en exceso, nuestro organismo utiliza un sistema de refrigeración con agua: la transpiración. Cuanto más intenso sea el esfuerzo físico mayor será la transpiración, aumentando proporcionalmente según los factores de temperatura, humedad del aire e intensidad del esfuerzo.

Durante el ejercicio físico hay dos hechos fundamentales que contribuyen a la aparición de la fatiga: la disminución de hidratos de carbono almacenados en forma de glucógeno(fuente de energía para el músculo) y la deshidratación por pérdida de agua y electrolitos a través del sudor.

A través de la transpiración no solo se elimina agua, sino que el sudor va también acompañado de sales minerales, siendo las más importantes desde el punto de vista de la actividad física el potasio, calcio y el sodio, la recuperación de estas sales la conseguiremos mediante la leche, el queso y yogures en el caso del calcio, las frutas frescas y las verduras para el potasio y el agua nos aportará el sodio necesario, siendo muy importante tomar bebidas isotónicas que contribuyan a la más rápida y eficiente recuperación de este.

Las características que esta bebida debe tener son:
  • Tener entre 270-330 mOsm en su formulación(isotónica)
  • Que contenga entre 80-350 kcal/litro
  • El 75% de la energía debe provenir de hidratos de carbono de alto índice glucémico(glucosa, sacarosa y maltodextrinas)
  • El aporte máximo de hidratos de carbono debe ser del 9%(90g/l)
  • El contenido de sodio debe estar entre 460-1150mg/l(20.50 mmol/l)


Cumpliendo estos parámetros deberemos buscar la bebida adecuada. Para que sea práctica en el transcurso de un viaje lo más adecuado es optar por un formato en el que tengamos solo que añadir el agua con posterioridad, existen en el mercado distintas opciones bien en polvo o pastillas, incluso en sobres o efervescentes aún más versátiles. 

Una medida digamos estándar, sería beber medio litro por hora, lógicamente repartida a lo largo de la misma, si la temperatura y humedad fueran altas habría que incrementar esta cantidad de líquido. 

Un detalle a tener en cuenta es que en jornadas especialmente calurosas los bidones que llevemos en el cuadro de la bicicleta se calentarán con relativa rapidez, así deberemos consumir antes el colocado en el tubo diagonal, ya que el ubicado en el del sillín permanecerá más tiempo a la sombra que le proporcionará nuestras piernas y por lo tanto se calentará con más lentitud.

Sobre esta materia recomiendo consultar los siguientes artículos:

Hidratación 2


Bibliografía: La nutrición en el deporte. Sociedad Nestlé©

Otros pensamientos relacionados

Dada la extensión del artículo lo he dividido en dos partes, tratando en la segunda temas como el desayuno, la comida en ruta y la cena, así como mis conclusiones finales.

jueves, 12 de octubre de 2017

CONOCIENDO SAN BARTOLOMÉ

La sierra de San Bartolomé se encuentra ubicada al noroeste de la población de Tarifa(Cádiz), en el centro geográfico de un semi circo formado por las sierras de Enmedio, Fates y de La Plata, formando sus últimas estribaciones hacia el mar Punta Paloma. Nos encontramos ante una de las características y singulares sierras litorales que asoman al Estrecho de Gibraltar y se enmarca en su totalidad dentro de los límites del parque natural del Estrecho.

Se trata de una importante afloración de roca arenisca a muy escasa distancia de la costa, este tipo de roca en esta ubicación sometida constantemente a los fuertes vientos, consiguen crear mediante la erosión formaciones de lo más originales, siendo un aliciente para los amantes de la geología. La loma de San Bartolomé propiamente dicha, es el espinazo que se desarrolla en sentido este-oeste de esta sierra, presentando unas paredes verticales que alcanzan los 90 metros de desnivel. Tanto en esta pared como en otros puntos de la sierra se practica la escalada en multitud de vías de muy variada dificultad. Su ubicación la convierte-al igual que sus sierras vecinas-en un excelente mirador sobre el Estrecho de Gibraltar, ofreciéndonos unas vistas extraordinarias sobre las ensenadas de Valdevaqueros y Bolonia con sus correspondientes dunas y espectaculares playas.


El recorrido propuesto para conocer estos parajes describe un trazado circular que alcanza tanto el perímetro como el corazón de la sierra. En su desarrollo alcanzaremos la pared sur de la propia loma de San Bartolomé, desde donde directamente cambiaremos de vertiente para acercarnos a su extremo norte y desde allí alcanzar la cima de la montaña, a continuación bajaremos por su pilar sur y posteriormente por su cara oeste para cerrar el recorrido.

Para acceder al punto de inicio, deberemos tomar un desvío en el kilómetro 73 de la nacional N-340, esto es a 650 metros desde el desvío a Punta Paloma si venimos desde Tarifa o a 3 kilómetros desde el cruce de Bolonia si venimos desde Vejer. Aquí encontraremos una pista asfaltada(bastante deteriorada) creada en su momento para acceder a la batería militar de Paloma Alta. Tras recorrer 2,2 kilómetros en constante ascenso, veremos a nuestra derecha un desvío que nos llevaría a la pedanía de Betis y el cual obviaremos continuando al frente, deberemos seguir adelante durante 1 kilómetro para encontrar una pista a la derecha, en este caso de tierra, que será la que tomemos. Solo nos resta subir por ella 500 metros dejando algún desvío a la derecha hasta que encontramos un ensanche junto a un transformador y viviendas donde poder estacionar fácilmente.

Descripción

Nuestro caminar se inicia desandando los últimos metros de la pista de acceso que nos ha traído hasta aquí, apenas a 120 metros tomamos una pequeña pista a la izquierda de acceso a más viviendas, que seguiremos en sentido ascendente hasta alcanzar un amplia explanada junto a dos casas. Estamos ante la imponente pared sur de San Bartolomé y hacia ella deberemos orientarnos, para ello debemos dirigirnos primero hacia la casa del frente(la otra la dejamos a la izquierda) y buscar una portilla unos metros antes de alcanzarla a su izquierda. Una vez superada debemos buscar tras la casa el desdibujado sendero que tras pasar junto a una construcción en ruinas, nos deja atravesando un acebuchal en la propia base de la pared rocosa. Desde aquí el incómodo sendero discurre pegado a esta pared para ir ganando altura entre riscos hasta alcanzar la divisoria en un paso natural entre las verticales rocas.

Desde este punto daremos vista a la vertiente norte con las casas de Betis bajo nosotros y hacia el sureste unas espectaculares vistas sobre la ensenada de Valdevaqueros, con Tarifa y las montañas del Rif marroquí al fondo. Ahora bajaremos por una curiosa rampa de piedra hacia la zona conocida como La Habitación, formación pétrea de dos rocas antes unidas. El sendero comienza una serpenteante bajada para enseguida girar hacia la izquierda(oeste), llevando a nuestra izquierda las verticales paredes de esta vertiente. El sendero tras varias empinadas rampas nos lleva hasta la zona del Tajo del Búho, en el límite norte de nuestra ruta. Habremos invertido hasta aquí una hora, buen momento para descansar y admirar la pared que ante nosotros toma unas muy singulares formas.


Dejando las paredes a nuestra derecha, comenzaremos el ascenso a la parte alta de la sierra acompañados de los restos de un eucaliptal que antaño ocupaba mucha más extensión en este enclave. El asunto de la reforestación de esta sierra ha sido motivo de controversia desde hace muchos años, al usarse el pino piñonero y eucalipto en detrimento de las especies autóctonas como el acebuche y alcornoque. Tras un ascenso nuevamente empinado llegaremos a una explanada que colgada sobre la también vertical vertiente oeste, nos brinda unas vistas excepcionales sobre toda la ensenada de Bolonia, Punta Camarinal, Punta de Gracia y la sierra de La Plata.

Tras la preceptiva parada, retomamos el sendero que girando a la izquierda se dirige a la cumbre de la sierra llevando a nuestra derecha una valla. Una vez superadas unas rocas nuestro itinerario toma dirección sur siguiendo un antiguo cortafuegos por toda la cresta de la sierra. Un buen trecho andaremos por esta cresta con nuevas vistas panorámicas hacia Valdevaqueros y Punta Paloma, con sus salvajes y hermosas playas, acompañados por las jaras, palmitos y lentiscos, que forman principalmente el monte bajo por aquí. Continuando con nuestra bajada llegaremos a una zona horizontal del terreno ante una prominente formación rocosa, aquí abandonamos la cresta para atravesando la valla por una portilla a nuestra derecha, iniciar la bajada por la vertiente oeste de la montaña.

Este nuevo sendero, con tendencia a subir durante 500 metros, se adentra en un denso pinar que alcanza hasta los cercanos parajes de El Chaparral. Así llegaremos en una zona poco definida a enlazar con el sendero de Ignacio Morales que recorre toda esta vertiente en diagonal. Nosotros en este punto tomaremos a la izquierda teniendo como referencia al inicio una nueva valla a nuestra derecha. Así llegaremos a un característico aclarado del bosque de pinos poco antes de desviarnos por otro sendero a la izquierda que en breve nos devolverá al punto de inicio.


Tiempo estimado: 3 horas
Sobre todo en su primer tercio no es un itinerario fácil de seguir, por lo que debemos prestar bastante atención al track e indicaciones.
En el momento de esta publicación, parte del recorrido está sujeto a limitación de paso entre abril y septiembre, con lo que solo es realizable entre octubre y marzo por anidamiento de una pareja de Alimoches en la zona del Tajo del Búho. Aunque dada la volatilidad del criterio conviene consultar este término a la Agencia de Medio Ambiente.
Los primeros metros de la ruta son coincidentes con la oficial del parque de Los Algarbes-Betijuelo

Descarga track wikiloc 

viernes, 18 de agosto de 2017

PAUL DE VIVIE, EL PADRE DEL CICLOTURISMO

Se puede atribuir a Paul de Vivie (Pernes les Fontaines, Francia 1853-1930) la creación del término cicloturismo. Conocido con el sobrenombre de Velocio se le reconoce, no sin motivos, como el padre del cicloturismo, término que acuñó entendiendo este como la necesidad de montar en bici por el mero placer de hacerlo, lejos de alguna motivación competitiva o como medio de transporte necesario.

Velocio era un auténtico apasionado de la bicicleta, modificó multitud de ellas, sus cuadros, transmisiones, bielas, manillares, neumáticos, hasta el punto de que cerró su próspera empresa de seda y montó otra de bicicletas, primero importándolas de Inglaterra y luego fabricando las suyas propias. Así en 1889 fabricó su primer modelo, "La Galiose", ya con el cuadro en forma de diamante que han perdurado hasta la actualidad. En este campo su hito más importante fue concebir y fabricar el primer desviador o cambio de velocidades, que permitía modificar el desarrollo de la bici en función de la pendiente del terreno por el que se circulaba.

Su invento, cuya primera producción en serie fue realizada en 1906, no tuvo mucha aceptación en un principio. Los organizadores del Tour de Francia, por ejemplo, decían que era para abuelos, inválidos y mujeres. El, sin embargo, disfrutaba sus subidas al Col de la Republique con su bici de cambios, en las que pasaba a los otros ciclistas que se encontraba.


Fundó la revista "Le Cycliste", desde donde promocionó el uso recreacional de la bicicleta gracias a su buena pluma y su vocación de transmitir a través de esta todo lo relativo a la bicicleta y los avances conseguidos con ella, tanto a nivel de transformación como de hazañas en recorridos de larga distancia, siendo también uno de los padres de las pruebas no competitivas de esta modalidad.

Algunas veces fue criticado por sus recorridos de larga distancia. Se decía que se hipnotizaba con la velocidad y el kilometraje y no veía nada del paisaje debido al ritmo tan exigente, a lo que el respondía:
"Estas personas no se dan cuenta de que la conducción vigorosa implica los sentidos. La percepción se agudiza, las impresiones se acentúan, la sangre circula más rápido y funciona el cerebro mejor. Todavía recuerdo vívidamente los más pequeños detalles de los viajes de muchos años atrás. ¿Hipnotizado?, es el viajero de un tren o un coche el que lo hace hipnotizado."

Para el, la bicicleta era la expresión de una filosofía personal y el camino a la libertad física y espiritual. Impresiona leer sus palabras en el tiempo por lo que hoy representan para tantos aficionados/as que entienden todo esto de la misma forma. Así mismo nos quedamos con estas otras reflexiones suyas igualmente espléndidas:

"La bicicleta no es solo una herramienta de transporte, sino también un medio de emancipación, un arma de liberación. Libera el espíritu y el cuerpo de las inquietudes morales, de las enfermedades físicas de la existencia moderna, de la ostentación, de la convención, de la hipocresía-donde la apariencia lo es todo, donde parecemos, pero no somos nada-".

"Después de un largo día en mi bicicleta, me siento fresco, limpio, purificado. Siento que he establecido contacto con mi entorno y que estoy en paz. En días así estoy impregnado de un profundo agradecimiento por mi bicicleta. Incluso si no me divirtiera pedaleando, aún así lo haría por conseguir la paz en mi mente. ¡Que maravilloso tónico es estar expuesto a la luz brillante del sol, a la lluvia, al asfixiante polvo, a las gotas de niebla, al aire rígido, a los vientos que te castigan!"

Tremendas palabras, tan vigentes tras más de un siglo como sus "siete mandamientos del ciclista" que nos dejó como legado.
Los siete mandamientos del ciclista según Velocio:

1.-Pocas paradas y por poco tiempo, para no enfriarse.

2.-Comer frecuentemente y en poca cantidad. Comer antes de sentir hambre. Beber antes de sentir sed. 

3.-No llegar nunca al estado de cansancio anormal, que produce falta de apetito y de sueño.

4.- Cubrirse antes de tener frío, descubrirse antes de tener calor, no temer exponer la piel al sol, al aire y al agua.

5.- Eliminar de la dieta (por lo menos mientras se viaja) el vino, la carne y el tabaco.

6.- No forzarse, no sobrepasar la propia capacidad, sobre todo durante las primeras horas, cuando uno se siente lleno de fuerzas.

7.- No pedalear nunca por amor propio.

domingo, 9 de julio de 2017

AVENTURAS NEVADENSIS

Ahora que recientemente he realizado un par de excursiones en Sierra Nevada y que ya hacía muchísimo tiempo que no aparecía por allí para andar, escalar, esquiar, pedalear, etc. aprovecho para compartir con vosotros/as un mapa de Google donde recojo todas las actividades montañeras por mi realizadas a lo largo de 25 años por este extraordinario macizo montañoso.

Las enormes posibilidades que nos brinda Google a través de su aplicación Google Maps©, nos permite acercarnos de una forma muy real sobre el terreno a todos esos lugares que han pisado mis botas, ruedas, esquís o crampones. Debido a mi pasión por estas montañas y el importante número de actividades que he desarrollado en las mismas, se puede decir que conozco sus principales valles(y no tan principales), casi todas sus cimas, la casi totalidad de sus refugios, rincones apartados, sus bosques, sus lagunas, etc. en toda su extensión, en todas las estaciones del año y todo tipo de condiciones.

El mapa se puede manejar a vuestro antojo para ver los detalles de los lugares y el entorno. En el mismo los itinerarios y recorridos están representados por líneas de distinto color de la siguiente manera:

-Trazo azul. Esquí de travesía.
-Trazo rojo. Escalada invernal, barrancos.
-Trazo amarillo. Montañismo, recorridos a pie.
-Trazo naranja. Ciclismo de montaña, cicloturismo.
-Iconos rojos. Lugares de pernocta, (refugios, vivacs, acampada, etc.)

Para apreciar el terreno si no os sale por defecto, es necesario optar por la visión de "satélite", además de ser recomendable ampliarlo desde el icono superior derecho.

Bueno, ya solo os queda dejaros sumergir en Sierra Nevada de la mano de este humilde montañero.